Sponsor Sponsor Sponsor
RoundUp Ready Plus

Novedades

Manejo eficiente de los herbicidas: cómo evitar el efecto de “carry over”

18/09/2019


Se llama así a los problemas que pueden provocar los herbicidas, si se utilizan mal, en el cultivo siguiente. El experto Julián Oliva, de la Universidad Católica de Córdoba, explica qué es y cómo evitar que eso suceda. Destaca que Guardian, Flumyzin y Harness pertenecen a un grupo que normalmente no ofrece peligro de carry over. 

Con la aparición de nuevas especies resistentes a herbicidas, en los últimos años se volvió más complejo el control de malezas. Sigue habiendo una muy buena oferta para el control químico, pero es necesario conocer bien cómo utilizar cada herramienta para evitar problemas como el “carry over”.

¿De qué se trata? Lo explica el ingeniero agrónomo Julián Oliva, del departamento de Protección Vegetal de la Universidad Católica de Córdoba y miembro de AX Consulting.

El experto define al carry over como “el efecto no deseado de un herbicida sobre un cultivo dentro de la rotación”. 

Según Oliva, “la aplicación de un herbicida que tiene persistencia en el suelo tiene como objetivo el control de malezas durante un período de tiempo. Pero lo que uno espera es que ese herbicida deje de estar en el suelo en un determinado momento, para que no genere daños en los cultivos sensibles que vienen después en la rotación”. 

El técnico pone como ejemplo un herbicida para control de malezas en maíz durante los primeros 30 a 50 días de ciclo del cultivo, que luego debe “desaparecer” para no afectar al cultivo siguiente. 

“Si los residuos del herbicida traspasan el período esperado y se siembra un cultivo sensible, se produce el efecto de carry over, que genera un daño que puede ser solo visual o, en muchos casos, impactos en los rendimientos”, sostiene Oliva.

Por eso, es muy importante saber usar los herbicidas, para que cumplan eficazmente su estratégica función, en el marco de un control de malezas sustentable, que también puede incluir otras herramientas, como los cultivos de cobertura.

Oliva sostiene que en los campos argentinos “han aumentado los casos de carry over, lo que está relacionado con un cambio en el sistema de producción”.

El efecto de carry over puede ser visible en las plantas y llegar a afectar los rendimientos de los cultivos.

¿A qué se refiere? Dice que “aumentó el uso de herbicidas residuales y éstos necesitan de un conocimiento técnico más profundo para usarlos, ajustándolos a cada ambiente y hasta cada situación climática”. 

Para evitar problemas, Oliva propone tres tipos de acciones:

  1. Planificar el uso de los herbicidas y ajustar las dosis a aplicar de acuerdo con las indicaciones del marbete y la recomendación de la empresa. 
  2. Ajustar las dosis al tipo de suelo y el ambiente. En cuanto al suelo, considerar pH, materia orgánica y textura como principales factores que regulan la persistencia de los herbicidas. 
  3. Evaluar condiciones no previsibles como el clima. A la hora de decidir la fecha siembra, se debe tener en cuenta que en los años secos, es posible que los herbicidas persistan en el suelo en valores que pueden generar algún daño en el cultivo.

Entre su oferta de herbicidas, Bayer ofrece Guardian (acetoclor) para preemergencia de maíz, Flumyzin (flumioxazin) para presiembra y preemergencia de soja, y Harness (acetoclor) para soja, girasol, maní y algodón.

Sobre estos tres herbicidas, Oliva afirma que “por sus características químicas, son herbicidas que normalmente no ofrecen peligro de carry over”.  Agrega que “se pueden usar en muchos cultivos y, por su corta persistencia, les generan menos riesgos de daños a los demás en la rotación”.

En la Argentina, los problemas de carry over están habitualmente asociados a los herbicidas de las familias de los inhibidores de la ALS, como metsulfurón o diclosulam, explica el experto.

Con estos conceptos claros, Oliva propone que cada productor tenga un plan que vaya más allá de una campaña, para evitar cualquier riesgo de carry over.

Así lo explica: “Se debe mantener una rotación de cultivos que implique que también haya rotación de herbicidas, lo que genera que éstos no se acumulen en el suelo”.

Así, se puede enfrentar a las malezas de manera eficiente, segura y sustentable.